lunes, enero 22, 2018
Home > Chalatenango > Chalatenango, una plaza complicada

Chalatenango, una plaza complicada

Si bien es cierto, Chalatenango es una plaza futbolera, con un buen estadio, los norteños no han logrado sostener un proyecto deportivo que perdure, entre idas y regresos, aquí le contamos la historia de los equipos que han jugado en dicho municipio durante los Torneos Cortos de la Primera División.

El equipo alacrán hace su primera aparición en Torneos Cortos para la temporada 2003-04, tras dejar en el camino al Aspirantes de Jucuapa, siendo esta la única vez que Chalatenango logra ascender por la vía deportiva en los últimos 18 años, estando en Primera División, y bajo el mando del expreparador físico de la Selección, Luis Roberto Hernández, y con un equipo plagado de jugadores importantes como Adonay Martínez, Henry Sevillano y Alexander Obregón, los morados apuntaban alto, Hernández se fue en las primeras de cambio y por el equipo pasaron otros técnicos como Juan Quartarone y Raúl Cocherari, que no pudieron evitar el declive del equipo en su primer año en el máximo circuito.

Al término de los dos torneos, Chalatenango se vio forzado a jugar un partido extra contra San Salvador FC para evitar el repechaje, el cual perdería 3-2, obligándolo a disputar contra Once Lobos la permanecia en Primera, serie que perderían en el mismísimo Gregorio Martínez, con un gol de William Renderos Iraheta en el último suspiro, de vuelta a la Liga de Plata.

La ansiedad le mató, y al verse relegados para pelear el ascenso, un año después le compraron la categoría al recién ascendido Coca Cola, quien le había ganado en repechaje a Limeño, nuevamente armaron un equipo que ilusionaba, y trajeron al guatemalteco Marcelo Mijangos como técnico, arrancaron con 5 victorias en los primeros 5 juegos, pero luego se fueron desinflando, corrieron al chapín, y trajeron a Alberto Castillo, quien venía de hacer 5 veces campeón al FAS, no pasó absolutamente nada con el peruano, y el equipo parecía vivir un deja vú pues nuevamente fue penúltimo de la acumulada, y tuvo que disputar el repechaje, esta vez contra Limeño, el cual terminó resolviendo sin mayor problema.

Lisandro Pohl llegó a la administración de los norteños, y como es característico de sus gestiones, a golpe de billete empezó a fichar jugadores importantes, llevó a Vladan Vicevic, y bajo el mando del serbio clasificaron a su primera semifinal siendo lideres generales, pero fueron despachados por Firpo, al término de esa temporada, Pohl dejó el equipo y lo saquéo de sus mejores jugadores para llevárselos al Alianza, dejando a los norteños sin dirigencia, y sin jugadores.

Como pudieron, armaron un equipo discreto, y paradójicamente, ese equipo terminó siendo el que más cerca estuvo de la gloria, bajo el mando de Carlos Meléndez, lograron llegar a la final tras eliminar al líder Águila, su rival, el Metapán, a quien lograron llevar hasta los penales tras un emocionante 3-3 en 120’, ya en la tanda decisiva, no pudieron contra los caleros. El equipo se mantuvo el siguiente torneo, incluso había clasificado a la Liga de Campeones de la CONCACAF, pero nuevamente el abandono dirigencial pesó, y terminaron vendiendo la categoría al Municipal Limeño.

Un año después, durante el Clausura 2010, un equipo que nada tiene que ver con el Chalatenango arriba descrito, puso como sede el Gregorio Martínez, hablamos del Nejapa que, exiliado del Vitoria Gastéiz, se “cambió” el nombre a Alacranes del Norte para buscar atraer al público norteño, cosa que no sucedió pues terminó descendiendo directamente a Segunda División, y hasta desapareció.

Mientras tanto, el Chalatenango regresó a la vida en Segunda División, siendo protagonista con plantillas fuertes, pero nunca logró jugar siquiera, una final, vio su oportunidad de regresar en 2015, cuando la Liga decidió ampliar a 12 los equipos, vendiendo dos categorías a $100,000, los norteños fueron uno de los compradores, y en su primer torneo lograron meterse a cuartos de final, donde fueron eliminados por Alianza.

Mientras tanto, los manoseos dirigenciales empezaron a minar el entorno, nombres como Francisco Peraza, Reynaldo Cardoza, Fernando Alas y el alcalde, Rigoberto Mejía empezaron a sonar, en un lío enredado de comprender, pero que para no darle largas al cuento, el equipo terminó en manos de Peraza, y ahí empezó el declive del equipo hasta su desafiliación hace un par de días.

Luego del cisma, Mejía aprovechó para que su equipo, hoy llamado AD Chalatenango, sustituya al viejo CD Chalatenango y se convierta en el “nuevo” equipo de la localidad, habrá que esperar si nuevamente, la gente y sus dirigentes no se aburren de tener un equipo en Primera, y volvamos a repetir alguna de las historias ya mencionadas en esta nota.

Foto: EDH Deportes

Deja un comentario